Monday, February 6, 2017

Cochambre: una fuente de entretenimiento

Pablo Escobar, Popeye (criminales); no Bolívar y Miranda, Gaitán y Galán, Garzón y Hurtado, etcétera (próceres). Maldito morbo de mierda, lo mismo el de los medios televisivos y su afán por el dinero como el de la ciudadanía y su afán de sentarse como espectadores frente a la mierda. ¿Se han puesto a pensar sobre las fuentes de entretenimiento en Colombia?

¿Por qué los medios no dan a conocer el ciclo de la historia ilustrando a los pueblos del mundo por qué permanecen en la parte baja de una rueda que nunca gira? ¿Por qué no explican lo que hizo la Unión Europea (UE) en 1993 cuando acuñó el euro y por qué Latinoamérica debería solidarizarse del mismo modo a propósito de una moneda común que anule robos y evite regalos en el comercio internacional? ¿Por qué no revelan la estructura del crimen organizado Sistema de Salud (o, El Paseo de la Muerte) en alianza con el Estado a la luz de la mañosa arquitectura de la Ley 100? ¿Por qué no le quitan la máscara? ¿Por qué los periodistas no cesan de hacer eco de mentiras y manipulaciones (no opiniones ni críticas) de Álvaros y Circos Demoníacos? ¿Por qué no explican la farsa de su independencia cuando un grupo económico ultraderecha controla más del 70% de los medios de comunicación en Colombia? ¿Por qué periodistas y editores no señalan cómo es que sus empleadores viven de lo que ellos producen y se crecen de cojones hasta independizarse del yugo político que los mantiene inmersos en la infamia del suelo y su destinación pedestre hasta heder la putrefacción de la ética de la profesión? Algo así como un paro nacional en las salas de redacción. ¿A cambio de qué? De la dignidad. ¿Acaso hace falta otra razón?

En enero del 2000 (Roma, Italia) el distinguido escritor y periodista polaco Ryszard Kapuscinski (1932-2007) –también lúcido ensayista y aficionado a la historia– escribió: “El reportaje se ha trasladado a los libros, porque ya no cabe en los periódicos, tan interesados en las pequeñas noticias sin contexto”; ¨Antes, los periodistas constituían un grupo muy reducido, se les valoraba. Ahora, el mundo de los medios de comunicación ha cambiado radicalmente: la revolución tecnológica ha creado una nueva clase de periodista que en Estados Unidos se le conoce como «media worker». Los clásicos son ahora una minoría y la mayoría ni siquiera sabe escribir profesionalmente; tampoco tienen problemas éticos o profesionales, ya no se hacen preguntas¨; ¨Desde el momento en que se descubrió que la información podría constituir un negocio, la verdad dejó de ser importante¨.

El «neoperiodismo» ha malcriado a la sociedad contemporánea, la ha engreído y hecho mediocre; la ignorancia y la desvergüenza son un modo o estilo que se quita o pone a discreción. Algo así como usar o no condón, o más específicamente, la marca LifeStyles. Así RCN y Caracol, por ejemplo, tienen resuelta su agenda, patrocinando cuanta mierda rentable se les ocurre, pero rentable en fin, cuando no produciéndola. Un Popeye que no comía espinaca sino plata y disparaba a disposición de su empleador (otro criminal de quien también hicieron una novela) ahora estará en las pantallas nacionales. Por otra parte, cualquier historiador o lector juicioso habrá notado que ningún medio en Colombia (sin que el desconocimiento valga como excusa) hizo mención de la afamada Doctrina Monroe del quinto presidente de Estados Unidos, James Monroe, en 1823, ilustrada con la frase «América para los americanos»; precisamente la filosofía político-exterior recientemente resucitada por el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump. (El Estado de California se negó a implementar la Doctrina Monroe del siglo XXI.)

El periodismo en Colombia se ha oscurecido por el poder y el interés hasta envilecerse por la indiferencia e irresponsabilidad que lo gobierna. Tanto así, que hablamos de «periodismo de investigación» y de él hacemos cursos, talleres y demás como si el periodismo no fuera, por definición natural: investigación. La denominación es tan vergonzosa como lo sería «Filosofía sobre el porqué de las cosas». Tanto se ha denigrado el ejercicio que precisamos adjetivarlo definiendo su sustantivo. Cualquier cosa diferente a la investigación no es periodismo sino simple y llana manipulación de información, un «media worker», un «técnico de la información», un periodista mediocre o un no periodista.

A veces pienso que los textos de Noam Chomsky (Instituto Tecnológico de Massachusetts, Estados Unidos), Armand Mattelart (renombrado sociólogo, autor de Para leer el Pato Donald), Albert Memmi (Túnez, 1920), Paulo Freire (pedagogo; 1920, Brasil), Henry Giroux (crítico cultural y académico estadounidense) y Ryszard Kapuscinski –entre otras– deberían constituir no lecturas sino estudios literarios «sine qua non» en la Universidad y en la escuela. La formación del hombre no se reduce a las materias tradicionales –como quien debe saber un manimoto con arequipe de cada materia– sino al cultivo de la ciudadanía, de la humanidad; y de la disciplina o reciedumbre de carácter sin la cual ningún valor moral o ético es posible practicar. La fortaleza es fuente de lealtad a los valores que uno ha sabido considerar, analizar y emplear como vara para medir cuán humano y digno se es.
____________________________________________________________

Esta columna fue publicada en El Diablo Viejo:

No comments:

Post a Comment